Domingo, 08 de marzo de 2009
Cada año pasa lo mismo... Cada año mi esperanzas por ver esas películas que me llaman la atención y que espero que se conviertan en un nuevo inquilino en mi panteón olímpico particular. Veo un tráiler, y la sangre me empieza a circular superándo el límite de velocidad permitido en autovía por mis venas y arterias (si el colesterol lo permite, claro).

Pocas veces se cumplen esas esperanzas, todo hay que decirlo. Hay algunos como el bueno de Clint Eastwood que siempre lo consigue: entretenerme con sus películas como actor y producir un torbellino de emociones con sus películas como director (acaban de estrenar en España Gran Torino... qué ganas tengo). Otras veces las películas que espero me decepcionan y saltan sorpresas mayúsculas como esa Slumdog Millonaire.

¿Y ahora? Ahora llega la primavera y el verano... tiempo, en general, de películas ruidosas de puro entretenimiento y, salvo excepciones, poca profundidad y emoción... Pero ojo, yo también me apunto a ese carro de frivolidad. A esas Terminator, Star Treck y algunas más que vienen (meter Inglorius Bastards de Tarantino aquí me produce pánico aunque estoy deseando verla: Tarantino y Segunda Guerra Mundial... ¿qué saldrá de ahí? Además de violencia, quiero decir). El cine sigue teniendo un componente de ocio que no debemos olvidar.

Sin embargo, a mí, las películas que más me entusiasman son esas, tan difíciles de hacer, que en una trama absolutamente adictiva te introducen personajes maravillosos y historias que calan. Son las más difíciles pero a mi recuerdan a grandes filmes de Hollywood, a grandes superproducciones o películas de género (western, bélico, histórico, negro) que en una factura perfecta y comercial introducían emociones y reflexiones.

Y todo este rollo...¿para qué? Para deciros que he visto el tráiler de la nueva película de Michael Mann, director que me encanta (grande y poco valorada Heat, notable Collateral, maravillosa El último Mohicano, El Dilema...) y que también me ha provocado algún sonoro rechazo (Miami Vice... por dios qué truño). La nueva se llama Public Enemies y apesta a esas pelis que me gustan: por su director, por tema (atracos, gangster, cacerías humanas...), por su ambientación (esas ametralladoras Thompson con tambor... viva James Cagney y Humprey) y por su trío de protagonistas (Bale, Depp y Cotillard)... Ya cuento los días...



Tags: public enemies, trailer, películas esperadas

Publicado por Detective_en_paro @ 12:05  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios