S?bado, 14 de marzo de 2009


Esperaba mucho de esta película y de sus excepcionales intérpretes, pero al salir del cine me quedé con una sensación de ni frío ni calor, ni fu ni fa. Winslet estaba bien, pero me parece grotesco que esta haya sido su interpretación más reconocida, cuando este año hemos podido deleitarnos con esa genial encarnación de su personaje de Revolutionary Road.

La película arranca con una premisa forzada y bastante inverosímil, pero una vez pasado podemos mantener nuestro acto de fe (al fin y al cabo, ver una película tiene mucho de esto) y seguir avanzando. El director de la notable Las Horas, no podía fallar... pero lo hace.

Cuando debería llegar una parte sumamente interesante, el juicio, y nos preparan para que así sea (la entrada del profesor interpretado por Bruno Ganz, las pinceladas para el debate que dan sus compañeros de facultad, etc...), nos sorprenden con un paso insuficiente que abre incógnitas que, muchas de ellas, no se llegarán a cerrar.

Entiendo que en una película que quiere hacer reflexionar debe dejar puertas abiertas para que el espectador pueda tomar sus decisiones y plantearse su opinión, pero aquí es demasiado: falta información y, en ocasiones, provoca que sea muy difícil empatizar con ninguno de los personajes.

Me temo que la novela en la que se basó la película era una de esas historias que parecen casi imposible adaptar al cine. Porque esa es la impresión que me da esta película: de ser apenas un reflejo deformado de la obra maestra que pudo haber sido.

De algunos fallos esplendorosos (como que sean alemanes y lean y escriban todo evidentemente en inglés) y de algunos maquillajes muy exagerados prefiero no hablar, porque si el armazón de la película hubiera funcionado esos detalles no habrían desentonado.

Sin embargo, hay que destacar que en pocas películas, y he aquí su gran mérito, he visto tan bien trazados sentimientos de culpa tan complejos como los que sufren los dos protagonistas del filme.

Pero no basta, no resulta suficiente para salvar a esta película del naufragio generalizado. Quizá de todas las buenas, notables y excelentes películas que asomaron a la ceremonia de los Oscar (y las tres o cuatro que quedaron injustamente olvidadas... Revolutionary Road, El intercambio entre ellas) esta es la más floja.

Tags: el lector, kate winslet, holocausto

Publicado por Detective_en_paro @ 12:28  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios