Martes, 17 de marzo de 2009
Reconozco que no soy muy fan de las series españolas. Actualmente devoro varias series americanas (Los Soprano, 30 Rock, Lost, 24, Heroes...) e inglesas (Life in Mars,...) pero ninguna española. Sí que es verdad que esta moda de las miniseries nacionales me han interesado desde hace relativamente poco.

Será porque estas tramas a medio camino entre el thriller y la historia real son más de mi gusto que las comedias familiares de toda la vida en el típico espacio contenedor de aquí coge de todo (tramas sociales, amoríos, humor chusquero, reflexión, bondad ilimitada...) pero he intentado ver algunas. Vi la primera parte de la serie sobre el 23-F de Antena 3 y me pareció de un cutrerío insondable. Pasé de ver la segunda parte y vi la de TVE sobre la misma efeméride pero centrado en el Rey y me gustó: me pareció bien hecha e interpretada, y con ganas de aportar, a parte ya de que cada uno comparta o no la postura ideológica, e histórica, que escogieron para ese relato. Pero oye, si las series españolas fuera más así, un servidor vería alguna más.

Así que ayer me dispuse a ver Una bala para el Rey, lejanamente basada en el atentado fallido que intentó ETA a mediados de los 90 contra el Rey. El resultado es un quiero y no puedo. Intentar parecer a las buenas series thriller del otro lado del charco pero sin apostar por nada en concreto: ni acción, ni personajes profundos, ni un estilo visual arrollador... Y escribir un guión sin sorpresa, flojito, que tampoco se apoya en unas interpretaciones muy logradas.

La historia, que a priori se me antojó apetecible, me parece que se queda en mucho fuego de artificio pero con poco contenido. Viéndola me acordé de una novela que he leído recientemente, El espía imperfecto, que tenía una trama con ETA en el centro de la diana muy entretenida, con mucho jugo y bastante bien desarrollada, aún sin ser perfecta. Quizá haber adaptado esa novela en una miniserie de dos capítulos habría quedado mucho más apañado que este intento de artefacto grandioso que no pasa de thriller de baratillo.

Aún así, pues oye, todo lo que sea salir del típico dramón adolescente o de comedieta familiar en nuestras ficciones televisivas, bienvenido sea. Con los buenos referentes, miren y copien lo que se hace fuera y adáptenlo, y probando y errando se llegará al éxito seguro.


Tags: series, televisión, libros, atentados, rey

Publicado por Detective_en_paro @ 19:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios