Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009



Querido Clint,

Acabo de ver tu última película y he salido, como viene siendo habitual en tus obras, emocionado, divertido y con ganas de más. Película sencilla pero llena de matices, de humor, de sentimientos y de tantas otras cosas que casi ninguna película más grande suele tener. Película pequeña esta que has dirigido e interpretado pero con trazas de película grande, de las que dejan poso y recuerdo. Qué coño, hay pocos cienastas que sepan emocionar como tú.

Quizá mucho de ese recuerdo tenga que ver en tu colosal interpretación, tú viejo pistolero del que pocas veces se ha hablado con buen actor, que con ironía y cariño, con dulzura y mala leche, has repasado algunos de tus más legendarios personajes, y tus habituales frases lapidarias, y les ha añadido un aire crepuscular, de despedida.

No me sorprendería, tras ver esta joya, que sea cierto el rumor que dice que ha sido tu despedida de la interpretación. Que tengas casi ochenta años y estes cansado lo puedo comprender. Pero por favor, ¡no te retires! ¡hazlo por este fan cutrejo y pedante que te escribe como si te conociera de toda la vida y como si no supiera que no vas a leer esto en tu vida! No lo hagas y no me dejes sólo con aquel Kelly que se pasaba por el forro la guerra con sus violentos, con aquel pistolero de gesto pétreo, con aquellos escupitajos negros de tabaco de El Forajido, o el policía fastistón que decía aquello de alegrame el día, con aquel Will Munny mutaba de hombre tranquilo a salvaje sanguinario, con aquel policía que perseguía a Kevin Costner con la caravana del último desfile de Kennedy, con aquel entrenador de boxeo que tanto me desgajó el alma... Aún eres capaz de darme un par de interpretaciones memorables, lo noto.

Qué se vayan al carajo los que dicen que eres un actor sin recursos, del montón, sin expresividad, porque tu salvas tus limitaciones con una empatía en patalla bestial. Seguro que los que te critican también criticaban al bueno de The Duke (ajá, otro de mis mitos)... pero aquel, como tú, era otro animal de la pantalla.

Menos mal, Clint que hoy he visto las primeras imágenes de tu próximo filme, The Human Factor,... Menos mal, Dios aprieta pero no ahoga...

Tags: clint eastwood, gran torino, crítica

Publicado por Detective_en_paro @ 19:05  | Cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios